FaceBookYoutubeVimeoTwitter

Un reencuentro con la naturaleza...

La vida moderna, en la que nos encontramos inmersos, muchas veces no deja que apreciemos nuestro contexto, por el contrario, vivimos hechizados con el colorido, la imagen y “el confort” que nos ofrece la televisión, el internet y toda una sociedad de consumo, que día tras día crea necesidades en beneficio de otros. Este estilo de vida nos aleja y no permite

disfrutar de la belleza natural propia,de la que estamos rodeados y preferimos los balnearios de otros departamentos, de otros países y mejor aún si son europeos, con esto no se quiere restarle importancia al viajar al extranjero y conocer otras culturas, solo se intenta decir que es más importante ante todo, conocer lo nuestro, reconocer el entrono y quizá eso nos lleve a tener mayor arraigo y porque no un nivel de conciencia que nos permita un día defender lo que tenemos. 

Los bolivarenses, hacemos gala en nuestras charlas de hacer parte del Macizo Colombiano, “el centro hídrico más importante que tiene el país”, pero la realidad, se desconoce el valor geoestratégico de esta región y si eso ocurre con quienes la habitamos ni qué decir del Estado que solo la tienen en cuenta para asentar algunos batallones de alta montaña, es decir solo como un escenario de guerra.
El Macizo Colombiano es una región biodiversa, no solo en flora y fauna sino también en cultura, aquí encontramos indígenas, afro y mestizos; todo un crisol étnico que enriquece con sus diferentes formas de vida a este santuario de la naturaleza colombiana.

Uno de los sectores más prominentes del gran Macizo Colombiano es la región de páramo, sobre todo la comprendida en los municipios de San Sebastián, Bolívar y Santa Rosa. En especial la enmarcada por el corregimiento de Valencia municipio de San Sebastián y San Juan y los Milagros en el municipio de Bolívar, además de otros municipios que conforman este nudo montañoso donde se encuentra un complejo de lagunas a más de tres mil metros de altura sobre el nivel del mar donde se muestra una vegetación en la que sobresale el frailejón y otras plantas herbáceas de poca altura.

Para llegar a este lugar se debe realizar un recorrido desde la población de Bolívar, Cauca por carretera destapada hasta la población de Valencia, en el municipio de San Sebastián, poblado que se levanta en una hermosa planicie en medio de la cordillera central, a una altura de 2.975 msnm, este lugar sirve de sitio de pernoctación para el inicio de una inolvidable expedición hacia la inmensidad del páramo de las Papas cuya extensión es de 326.823,7 km2. Desde Valencia hay un tramo de carretera de 5 Kilómetros, aproximadamente, hasta un punto denominado La Hoyola, se continúa por camino de herradura, que según los nativos es el camino milenario que se extendía desde Perú hasta Venezuela, comentan ellos, con un aire de nostalgia que: “por aquí transitaron nuestros ancestros… llevando mensajes de un pueblo a otro”; este camino en algunas tramos está empedrado y se mantiene transitable. Hasta este sector aún hay viviendas y se nota la avanzada de la frontera agrícola. Antes de iniciar el ascenso hacia el Páramo de las Papas se llega a un punto denominado “La Y” lugar donde inicia la zona de reserva que se encuentra al cuidado del Sistema de Parques Nacionales, esta entidad tiene la misión de cuidar y conservar esta zona; el personal encargado para esta labor dentro de esta zona es oriunda de la región, pertenecen a la comunidad indígena yanacona, razón por la cual asumen esta tarea como una estrategia de defensa de su territorio y de fortalecimiento de sus raíces culturales, entre ellas de su cosmovisión. Antes de internarse a la zona de reserva, los guías dirigen un ritual para que la madre naturaleza guíe a los expedicionarios y los guardianes del páramo permitan un tranquilo recorrido, incluso en un buen tramo se orienta apagar cámaras y celulares. El trayecto inicial se hace entre un bosque andino de páramo apreciándose árboles muy antiguos y de gran envergadura, junto con su ramaje conforman un verdadero ecosistema; no se puede dejar pasar desapercibido la sensación de caminar entre este bosque, el contacto con la naturaleza, esa naturaleza virgen, milenaria, quien parece por momentos envolverlo todo con un silencio penetrante permitiendo solo escuchar su propio silencio, el camino es estrecho, empinado y pedregoso haciéndolo más interesante. Posteriormente se alcanza la parte alta dejando la vegetación arbórea para entrar de lleno al páramo, donde se aprecian todas sus formaciones geográficas características del sistema andino, específicamente, la cordillera central, al fondo no se puede dejar de admirar la planicie de Valencia con sus potreros verde claro que contrastan con el verde oscuro de sus montañas.

A medida que se asciende el ambiente se enrarece por momentos con el viento frio, penetrante y los nubarrones que ensombrecen el paisaje, a esta altura del recorrido es normal escuchar la respiración agitada de los caminantes que por momentos se detienen para tomar aliento y continuar. Por el margen derecho del camino desciende entre los frailejones, por un estrecho valle, un hilillo de agua cristalina que parece insignificante para ser una de las cuatro arterias fluviales que recorren el país, este da origen al majestuoso río Caquetá, que tomando hacia el suroriente recorre la inmensa llanura amazónica para descargar después de miles de kilómetros su caudal al Amazonas.

Al cabo de tres horas se llega a una pequeña planicie denominada Mirador Santiago, que está a una altura de 3.631 msnm, desde donde se puede divisar a una distancia de más de un kilómetro la gran laguna de La Magdalena, considerada por algunos moradores como “la laguna reina”, teniendo en cuenta que se impone sola en una amplia planicie. Se divisa también una altura denominada las tres tulpas o corona de Dios. Por su costado nor-este se desprende un arroyo abundante, avanza lentamente por entre la planicie hasta tomar la pendiente y convertirse en un torrentoso arroyo en sus inicios y luego en el caudaloso rio Magdalena, que atraviesa el país, de sur a norte, impetuoso entre las cordilleras central y oriental y regando el fértil valle que lleva su nombre.

Abandonando el camino milenario en sentido sur y avanzando entre los frailejones, líquenes y achupallas, al cabo de una hora se encuentra otro mirador al borde de una formación rocosa de aproximadamente unos 200 m de altura; este punto está localizado a 3.703 msnm. Aquí el visitante recompensa su gran esfuerzo, es como si llegara a la meta propuesta, porque tiene ante sus ojos un impresionante paisaje que ni la imaginación más aguda pudo recreárselo, es otra masa de agua que se encuentra entre paredes rocosas por dos lados opuestos (este y suroeste) que la hacen ver más atractiva. Como parte del paisaje se levanta entre la laguna y las murallas rocosas una espesa vegetación que se asemeja a una amplia alfombra verde que bordea las cristalinas aguas de esta laguna, quienes caprichosamente, al ritmo del viento levantan múltiples olas que producen un sonido estremecedor en medio de esta hondonada y que hacen contraste con el juego de la neblina que es arrastrada caprichosamente por el fuerte viento mostrando un desfile majestuoso frente a los visitantes, que por momentos oculta la inmensa laguna que lleva el nombre de Santiago. De esta ninfa por su margen izquierdo se desprende la quebrada Lamedulce, que se desliza por el lado noroeste suavemente por una pequeña planicie para posteriormente convertirse en el primer tributario del río Magdalena. Junto a esta señorial laguna se encuentran dos depósitos de agua de menor tamaño que engalanan la anfitriona que se encuentra a 3.539 msnm.

Así podría seguir describiendo la majestuosidad del complejo lagunar del grandioso Macizo Colombiano que según versiones del personal de parques nacionales “…son más de cuarenta lagunas diseminadas por todo el nudo andino” y que lo hacen merecedor del digno nombre de estrella fluvial colombiana de donde nacen los cuatro ríos más importantes del país y que lo recorren por los cuatro puntos cardinales, Magdalena, Cauca, Patía y Caquetá, Esa es la riqueza que tenemos los macizeños y por eso debemos convertirla en nuestro principal destino de turismo ecológico, el Macizo Colombiano está esperando a quienes deseen tener un verdadero rencuentro con la naturaleza.

GALE

Comentarios   

 
0 #12 Gerardo Realpe 14-05-2014 17:40
Señores del Macizo: Ese complejo es la riqueza mas grande que tiene el mundo sin exajerar, porque todos los modelos economicos algún día pelearan por este gran tesoro.
Cuando retroseda los modos de producción actuales y miren que la vida es mas importante que lo inecesario de las comodidaes exageradas, que no hacen sino enfermar y que la unica solucion de la materia viviente que en su mayoria es agua. Toda la burguecia virará hacia esos lugares a quererse apoderar de lo que nunca a sido suyo, para tomar la unica formula divina que conduce a la percistencia de la organizacion la forma viviente.
Por tal razon el deber de ustedes compañeros es formar nativos con el conocimiento cientifico de la ecoregion del macizo para concervarlo para siempre.
Un ecosisitema de esos es la estructura base de las nuevas generaciones.
Abrazos para ustedes.
Citar
 
 
0 #11 Carlos S{anchez 14-05-2014 09:11
Muchas gracias por compartir este importante escrito
Citar
 
 
0 #10 luis fdo, arroyave r 13-05-2014 19:05
mis felicitaciones Rector Profesores estudiantes y padres de familia por esta presentación en al que se demuestra que la institución es representativa para la municipalidad y sobre todo como experiencia significativa digna de presentar nacinal e internacionalme nte felicitaciones desde
Citar
 
 
0 #9 AURORA ALBAN 13-05-2014 17:04
Felicitaciones por este hermoso trabajo de reconocimiento a tan importante región de inmensa riqueza hídrica,biodive rsidad y cultura.Gracias por permitirme recorrerla y recrearme con tanta belleza imaginaria.Espe ro conocer este tesoro algún día.
Citar
 
 
0 #8 Victoria Fernández 13-05-2014 15:33
muy interesante lo que comparte, a veces solo cuando se recorre el mundo y conocemos otras vivencia es cuando realmente valoramos lo nuestro y para muchas personas en el peor de los casos esto ocurre demasiado tarde. Muy Interesante Gracias por compartir, hermosas las imágenes.
Citar
 
 
0 #7 Clarita Müller-Plant 13-05-2014 04:11
:-| Les felicito, muestran camino, contribuyen para el imaginario utopico!
Agradecida
Clarita
Citar
 
 
0 #6 Luis Jairo Silva 12-05-2014 18:49
Magnífico relato de la travesía y descripción de tan importante ecosistema, deseó saber cual es la caracterización de estos ecosistemas, cual ha sido la intervención antropica, cual es el área de los bosques y la política de conservación.
Felicitaciones y gracias por hacernos conocer nuestro Macizo Colombiano
Citar
 
 
0 #5 Carlos Julio Castel 12-05-2014 18:45
Si en este planeta tierra existe el paraíso terrenal, este esta en Colombia, no lo busques mas, ya estamos viviendo en cuarta dimensión y otros en quinta en esta humilde Colombia.... Felicitaciones y un aplauso para ustedes. DIOS LOS BENDIGA,por su buen comportamiento.
Citar
 
 
+2 #4 Orlando Mosquera 02-05-2014 21:06
Excelente, eso es lo grandioso y valioso que tiene nuestro país, y sobre todo nuestro sur del cauca, hay que apoyar y cuidar este paraíso pulmón de Colombia, cuanto diera por conocer estos lugares.
Citar
 
 
+1 #3 Javier Zapata 01-05-2014 18:51
Cordial saludo.Felicita ciones por tan interesante descripción, matizada con epitetos que dan cuenta de nuestra flora y fauna del Cauca y de Colombia.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar