FaceBookYoutubeVimeoTwitter

Algo que no pueden olvidar los campesinos

Por: Gatomontes - 28oct2013

Hace poco Colombia fue escenario de un levantamiento popular del campesinado que cansado del abandono estatal permanente al que se ha visto sometido, decidió salir a las carreteras para hacer visible sus reclamos, reclamos que con el paso del tiempo han ido tocando fondo en las últimas décadas, como consecuencia de la apertura económica que se acentuó a partir del año 1990 y que hoy se agudiza

aun más con los TLC que el actual gobierno ha firmado con Estados Unidos, la Unión Europea y la alianza del pacífico. Las voces de protesta de los labriegos han hecho énfasis en el precio de los agroinsumos, la importación de productos de otros países, refinanciación de deudas, el precio de los combustibles y la renegociación d l TLC con EEUU. El gobierno por su parte, experto en el arte de dilatar y evadir los problemas inició con la estrategia de dividir negociando por separado con las organizaciones sociales, y lo logró al desmovilizar a los indígenas en el Cauca y un buen sector de los cafeteros, luego jugó a desconocer la existencia del paro agrario, posteriormente optó por estigmatizar a los campesinos tildándolos de terroristas, generando actos de vandalismo para deslegitimar la protesta social y finalmente cuando sintió agotada la resistencia de los marchantes y para que el problema no se saliera de las manos utilizó la fuerza pública y la negociación sin dejar de lado las artimañas que pusieron a los negociadores de los campesinos entre la espada y la pared, porque, sentían el cansancio de los movilizados y el afán por ponerle fin a esta situación; es así como los campesinos deciden desbloquear las vías y el gobierno convoca al “gran pacto nacional agrario” en el cual no participaron los verdaderos actores del paro campesino; es decir el gobierno se sentó a solucionar este álgido problema con los suyos, ahí surge la pregunta ¿será que podemos esperar que estos, quienes siempre se han beneficiado de la desgracia de los agricultores planteen verdaderas soluciones para los invisibilizados campesinos?. Será que la política que plantea hoy el ministro de agricultura Lizarralde, de verdad responde a la problemática de los agricultores o será que solo pretende aplicar a todo el campo colombiano el modelo indupalma, que ha convertido a los campesinos en siervos modernos y que corren el riesgo de perder sus tierras en manos de los empresarios del agro.
Con todo este panorama hoy se puede escuchar nuevamente la reactivación del paro agrario, eso deja claro que la clase dirigente del país no le importa el campesinado a excepción del voto que si suma para sus intereses, ojalá en medio de estas circunstancias los campesinos reflexionen, recuerden las agresiones de las que fueron victimas en Boyacá, en el Cauca específicamente en Mojarras donde le dieron tratamiento de guerra a los campesinos movilizados y tengan el valor civil de cobrarles su silencio a esos parlamentarios desvergonzados que permanecieron indiferentes ante esta problemática y que ya empiezan a llegar a todos los rincones de la geografía nacional a buscar su apoyo.
Ojala esa enfermedad del olvido de la que habla García Márquez, no siga siendo el común denominador de los colombianos que como ovejas al matadero salen en caravana a elegir a sus verdugos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar