FaceBookYoutubeVimeoTwitter

Acabando el poder, arando tierra nueva.

Andrés Felipe Benavides - 11.2


Palabras claves como: unidad, fuerza, pueblo, cambio fueron importantes para la ponencia de 3 hombres que conocen profundamente los movimientos sociales, indígenas y estudiantiles que existen o existieron en Colombia, y los cuales nos han demostrado que en nuestro país se puede buscar un nuevo horizonte, cambios o transformaciones que se generen a partir del pueblo.


La primer persona en hablar fue Rodrigo Hernán Pérez, un hombre que ha vivido en Bolívar y que conoce a fondo la situación actual del movimiento social en Colombia, pues él fue un integrante del M19 (movimiento 19 de abril ); inició su charla con una reseña histórica, que nos hizo ver  porque en Colombia se generaron estos grupos: Simplemente por la desigualdad social, política y económica que afrontó y  sigue afrontando nuestro país.


Estos movimientos sociales que se crearon a mediados del siglo XX, surgieron por tratar de cambiar el régimen que se había establecido en ese entonces, donde la desigualdad brotaba, y donde muchos prefirieron seguirla sufriendo. Por otro lado, había personas que sí deseaban transformar sociedad, para bien, entre estos nuestro ponente y fue por eso que ingresó al M19. Un acto que al principio es admirable, pues él no se sentaba a ver lo que sucedía en su entorno, se levantaba y actuaba de una manera que muchos ponían en duda o estaban en contra, y otros lo apoyaban, aspiraba a que un día no muy lejano nuestro país se transformara, donde ricos, pobres, mulatos, indígenas, afrocolombianos, hombres, mujeres, niños y niñas hablaran de una verdadera justicia social y donde las armas no fueran necesaria para reclamar las cosas. El M19 tuvo como ideal inicial, un cambio nacional, pero esta filosofía poco a poco fue perdiendo sentido, a tal punto de sólo buscar fines personales, razón por la cual Rodrigo Hernán Pérez se  retiró de este grupo. Su vivencia fue la forma de mostrarnos el giro tan inesperado que tomaron estos movimientos. Fue la perdida de ideales y la violencia que generaron y siguen generando a quienes algún día quisieron ayudar, el mismo pueblo, las razones por las cuales algunos de estos no siguieron en la lucha. Pero aún en nuestro país existen grupos como las FARC (Fuerzas armadas revolucionarias de Colombia); que también tomaron otro rumbo muy distinto al inicial e igual del M19; violencia al sector que no debe pagar, el mismo pueblo; y que poco a poco han estado desapareciendo por factores como: La desmovilización, los múltiples enfrentamientos con el ejército, los cuales han dejado como consecuencia la baja de muchos integrantes, razón por la cual este grupo armado se encuentra en una crisis , y no se encuentra igual a la época en que estos grupos florecieron y fueron un boom para la sociedad . Rodrigo Hernán Pérez, al final de su ponencia dejó claro que estos movimientos están desapareciendo, tal vez por las bajas que han sufrido, o por el poco apoyo que reciben; y si realmente anhelamos una Colombia en paz, deberíamos tener un movimiento con ideales claros, firmes y no cambiantes, y que nunca fueran a estar en contra del mismo pueblo; palabras que sinceramente son pioneras  de una verdadera transformación, tal como era presentado en la franja amarilla de Estanislao Zuleta.


El segundo ponente fue Libio Palechor, un representante del movimiento indígena del Cauca, que como tal nos habló de la situación actual que afrontan los indígenas en nuestro Departamento y en nuestro País, y  que con sus palabras fue claro ver los problemas a los cuales este sector de la población se ve enfrentado día a día. Pero su lucha no ha sido reciente. Esta comenzó desde hace más de cien años, cuando los indígenas vivieron  y siguen viviendo una total desigualdad, al ser considerados y tomados como siervos. El pueblo indígena ha sido muy fuerte y perseverante al tomar y tratar de romper con la estructura de un estado, en el cual sólo esperaban igualdad y justicia. Dos términos a los cuales han tratado de implantarlos para con ellos, pero que pocos son los que los han tomado en cuenta. Su lucha por igualdad, como en la restitución de tierras y de sus derechos, ha sido muy dura para ellos y lo único que ha traído es muerte de personas inocentes como los indígenas, falsas promesas, es lo que han recibido por parte del gobierno, cuya posición es que la problemática de tierras se va a solucionar a un corto plazo, mientras que la violencia se genera cada vez más. Yo pienso: “¿Será tan duro recobrar lo que es de uno en un país, donde a cada segundo se habla de una democracia verdadera y que, como tal, merece  tenerlo?” Claro que es duro, y más que eso; es una batalla sangrienta, porque ha sido mucha la sangre de indígenas que han buscado “arar tierra nueva “y que no han podido lograrlo. Pero además de los indígenas, a nosotros también nos cuesta cobrar lo que por derecho nos pertenece como lo es: la salud, la educación, la justicia, la protección; pero lo que recibimos son las mismas palabras de “consuelo” que les dan también a los indígenas. Muchos piensan “¡esos indígenas qué revoltosos, qué revolucionarios!”. Tal vez esas personas dicen eso porque nunca han luchado por las cosas, nunca han sufrido lo que un indígena se ve obligado a sufrir como un desplazamiento forzoso, un abandono de tierras, al ver morir a sus amigos, familiares, vecinos, considerados muchas veces “falsos positivos”, y al ver también como hay personas tan vividoras que roban las cosas de los demás. Eso para ellos genera impotencia, ganas de volver a recuperar sus tierras, sus casas, sus vidas .Y eso no es ser un revoltoso ni mucho menos un revolucionario, eso simplemente  es luchar para buscar las cosas que por deber les pertenece. Es por eso que los mismos indígenas han buscado alejarse y no depender de un estado que muchas veces nunca los ha ayudado ni apoyado, y para eso han creado sus propias instituciones. Entre estas se encuentra la UAIIN. Una universidad compuesta por programas, centros, escuelas que proponen la formación profesional de los pueblos indígenas. Con la ayuda y unión de todos, para encaminarla y construirla, con el fin de que sus estudiantes no se formen sólo profesionalmente, sino que vuelvan a retomar las costumbres de sus pueblos que, como dijo Libio Palechor, se han ido perdiendo poco a poco, a tal punto de desaparecer muchas de estas costumbres a causa de la globalización, que también es determinante en sus pueblos y que ya ha generado consecuencias. La UAIIN, es la estrategia perfecta para volver a retomar las costumbres indígenas en relación con la educación que estos reciben. Para terminar Libio Palechor afirmó que los movimientos indígenas están en constante lucha, pero esta lucha sólo busca recuperar lo que a ellos les pertenece, sus tierras, y no generar violencia como muchos afirman, y para eso ellos han crecido, a tal punto de buscar ser autónomos, pues el estado muchas veces no ha respetado sus derechos, y ellos toman por opción el buscar su libertad, que ciertamente es muy admirables en ellos. Los movimientos indígenas están en un constante crecimiento, están trascendiendo, y lo mejor de todo, están generando transformación. Es importante valorar su lucha, su perseverancia, y sobre todo las ganas de romper con el esquema que tenemos cada uno, e invocar uno nuevo, en unión, justicia y transparencia.


Por último el tercer y último ponente fue el joven Jaidiver Ojeda, un representante de la MANE (Mesa ampliada nacional de estudiantes). Como tal, nos habló de los movimientos estudiantiles; un tema que en la actualidad presentó revuelo por sus múltiples movilizaciones y protestas en contra de la política neoliberal, y en contra de la ley 130 de 1992, Una ley cuyo único fin era construir una relación universidad-mercado, universidad-empresa, y que el estudiante que se adhiriera a esta ley, simplemente estuviera como un “esclavo” toda su vida, pagando y pagando todo lo que esta ley le “otorgaba”. Su ponencia fue iniciada con una reseña histórica del cómo y del porqué Colombia ha tenido movimientos estudiantiles, claramente visto por el mal manejo de estas instituciones al estar en las manos incorrectas, y lo que se han visto enfrentados para cambiar esto como: fuertes luchas que han tenido que sufrir y liderar, muertes, exilios y desapariciones entre muchas otras cosas. Es triste saber que hasta en la misma educación que recibimos, el poder, la ambición y la injusticia se hacen presentes dominando estas instituciones y sacando provecho a través de esta. Y aún más triste saber que muchas universidades en la actualidad sólo buscan, o les interesa lo que pagan los estudiantes y no lo que aprendan, tomando o guiándose por caminos de universidades transnacionales, tal es el ejemplo de las universidades privadas. LA MANE lo que busca es entablar un diálogo para buscar una reforma alternativa a la que quería implantar el gobierno, entendiendo que el retiro del proyecto de ley es la primer fase de la lucha de la MANE, y como segunda fase es llevar una nueva ley, en la que el pueblo sea partícipe en conjunto con el estado, y donde los trasfondos no existan. Una ley clara, beneficiaria que construya una educación digna, justa y acorde al pueblo, y que ante todo esté al servicio de la inmensa mayoría. Los estudiantes lo que buscan es un deseo inmenso de transformación, de ideas, de construcción del país, de pensamientos críticos y autónomos. Jaidiver Ojeda nos expresó que el construir una nueva ley de educación es duro, pero con la participación y unidad de todos podemos lograrlo. Una lucha que se ha venido dando desde hace muchos años y de la cual se ha generado la pérdida de muchos estudiantes, victimas del terrorismo del estado, quienes sólo buscaban  defender la educación como un derecho de todos y para todos. Las últimas palabras de este representante del movimiento estudiantil, condujeron a que es necesario e importante que la comunidad estudiantil en todos sus campos respondan a esta participación de crear la nueva ley y de crear una justicia e igualdad, pues esta ley es determinante en la vida de los jóvenes que asumían el papel de estudiantes, y que era grandioso saber que han estado llegando poco a poco los días en que la mayoría del pueblo gana, y no donde el poder sea el factor principal y decisivo en una elección. La sociedad poco a poco está sobresaliendo de esa “minoría de edad” a la que se refería Kant y ha superado y llegado a la “mayoría de edad”.


Como pregunta principal y culminante fue ¿Qué hace falta para desarrollarse plenamente estos movimientos?, donde los tres compartieron el mismo pensamiento: transformación, unidad, trabajo, justicia:
Comenzando por Libio Palechor que afirmó que lo necesario e importante es:
• La unidad
• Un discurso diferente, que sea practico.
• Compromiso.
• Credibilidad.
• Y ante todo el trabajo, capaz de generar un nuevo orden y organización

Jaidiver Ojeda expresó:
Que lo importante es buscar un punto intermedio donde realizar las acciones.
• Una buena y correcta organización
• Un diálogo sincero y claro, sin fines personales.

Y culminando Rodrigo Hernán Pérez afirmó que es muy difícil buscar un camino de unidad, en donde busquemos un cambio, pues este no se da porque todos buscan fines personales, y que el reto es ir buscando la transformación, y una pequeña parte del pueblo no podrá cambiar a todo un país, hay que ir buscando caminos de unidad.


Razones ciertas y que ponen a reflexionar y a buscar con más vigor la tan anhelada transformación, y también a apoyar mucho más este objetivo, que lo han buscado muchos y que no lo han podido lograr, o no lo han querido buscar, y arar un nuevo presente de igualdad y prosperidad colectiva.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar