FaceBookYoutubeVimeoTwitter

La historia se repite.

La clase obrera desde sus inicios en la revolución industrial ha tenido que enfrentar constantemente al patrón para arrancarle los derechos que no se le han reconocido por el solo hecho de ser un trabajador, un ser humano de vital importancia dentro del engranaje económico de producción.

Los obreros por el contrario han sufrido un proceso de enajenación que han llegado a perder hasta su nombre; el obrero en la empresa es solo un número. A través del tiempo con las constantes luchas ha alcanzado reivindicaciones laborales y políticas que se han consagrado en normas nacionales e internacionales que han legitimado sus justos reclamos; uno de esos derechos es la huelga como única arma para hacer sentir su inconformidad frente al patrón. 

El magisterio colombiano haciendo uso de esta conquista hoy plasmada en la carta política y contemplada como un derecho, inicio un paro nacional indefinido a partir del 22 de abril después de haber agotado el debido proceso de negociación y no llegar a ningún acuerdo. La orden del ejecutivo de Fecode fue acatada en un 95% por parte del magisterio quien se volcó a las calles para presionar la negociación. La respuesta de la ministra de esa cartera no se hizo esperar y salió por todos lo medios a declarar ilegal la huelga y a amenazar con el descuento; actitud que enardeció aun mas a los maestros y fortaleció el movimiento que ganó un gran apoyo de la opinión publica, de padres de familia y estudiantes que en muchas regiones salieron a las calles a marchar como una sola fuerza; eso es una muestra que el pueblo en su gran mayoría entendió la justeza de la huelga a pesar de la mala intención de los medios de información que haciendo uso de los mecanismos de propaganda política e ideológica intentaron de manera solapada manipular la opinión del pueblo.

En todos los rincones de la geografía nacional se sintió con mucha fuerza la huelga, en las capitales de departamento y en cabeceras municipales se realizaban sendas marchas para visibilizar la problemática; las redes sociales cumplieron con su papel de difundir la información; los maestros haciendo gala de su creatividad desbordaron estos medios con críticas picantes hacia el Estado y motivando a los indecisos a sumarse a la causa.

A medida que avanzaba el tiempo la base asumía con mayor responsabilidad las orientaciones de los lideres y esperaban ansiosos la hora de la anunciada toma a Bogotá que se consideró la estocada final para la negociación del pliego. Después de angustiosa espera se dio la orden de marchar hacia la capital; desde todos los rincones de la geografía nacional salieron los maestros que con la frente en alto y con mucha dignidad asumieron esta misión, todos ellos docentes de diversas etnias, pero con una característica especial "guerreros a todo dar" , con su alma llena de valentía como los gladiadores romanos con un bastón al hombro fueron como en un ritual subiendo a los buses que los llevarían a su destino final, Bogotá la capital del país donde esta el palacio de Nariño símbolo del poder de la burguesía colombiana. El Cauca, imponente como siempre en estas gestas por su estirpe de gente luchadora despedía a sus héroes que llenaron trece buses con mas de seicientos de sus mejores guerreros que con orgullo portaban el negro y rojo de su bandera sindical ASOINCA al lado del tricolor nacional. la consigna de marchantes y de quienes los despedían era "hasta la victoria".

El magisterio caucano dando ejemplo de disciplina y convicción encabezó la marcha hacia el ministerio de educación nacional, como una mancha roja a una sola voz lleno la calzada de las calles capitalinas gritando las consignas que mostraban su descontento con la política educativa estatal, entre tanto los dirigentes que integraban la junta nacional se reunían para analizar las propuestas del gobierno y "decidir" la continuación o el levantamiento del paro nacional. Por los medios ya se rumoraba un preacuerdo el cual fue negado por el ejecutivo e hicieron esperar hasta altas horas de la madrugada para hacer conocer lo pactado que de entrada se manifestó era inmodificable situación que empezó a generar controversia y a comprobar la fatídica premonición. Traicionaron a las bases como en oportunidades anteriores como en el 2001, en el 2007 que hicieron caminar a los docentes del país desde Girardot durante cuatro días bajo la inclemencia del sol y de la lluvia para llegar a la plaza de Bolívar y ser recibidos con discursos de los politiqueros y la desvergonzada noticia que se había levantado el paro sin negociar siquiera la no represión de los participantes de la huelga, varias entidades territoriales hicieron efectivo el descuento salarial a los maestros de los días no laborados situación que resquebrajó el movimiento sindical; si bien es cierto que después de varios años de peleas jurídicas los jueces y organismos internacionales como la OIT obligaron al Estado a reintegrar esos dineros dejados de pagar ese fue un golpe político muy bajo para los maestros y para la organización sindical que perdió credibilidad razón por la cual se tuvo que esperar ocho años para organizar otro paro indefinido donde se repitió la historia con los maestros, confiaron nuevamente en los dirigentes nacionales apoyaron masivamente la decisión, el Cauca como en los anteriores años fue ejemplo de organización y lucha, se hizo notar por su beligerancia y por sentar un precedente al firmar negativamente el acuerdo. Ojalá los maestros hagamos memoria porque quien no conoce la historia está condenado a repetirla.

 

 

 

Comentarios   

 
0 #1 J.Manuel Campo 06-07-2015 11:35
Eso ha sido la historia baja de siempre,que unos son los que luchan bajo sol y agua y otros lagartos son los que toman las desiciones y eso fue lo que paso en esta ves tambien lamentablemente ,despues de un buen tiempo nos saldran con otra propuesta de paro indefinido pára repetir lo mismo que han hecho siempre,debemos pensar desde ya la cotrapuesta para ese fin entre todos con todos y para todos.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar